domingo, marzo 05, 2017

REINVENTADO




Como llegué un minuto exacto antes de que la presentadora Milagros Pérez diera por comenzado el acto con sus propias palabras, me hallo en condiciones de contar sucintamente lo concerniente al bautizo del libroReinventario, del periodista Clodovaldo Hernández, realizado este jueves en uno de los salones del piso 6 del Celarg, que por supuesto estuvo hasta los banderines, lo que quiere decir que tuve suerte de encontrar no solamente un buen termo de café sino la última silla disponible, aunque el destino me deparó a un vecino algo loco que insistía en preguntarme por la presencia de una persona que yo no conozco, aunque coincidimos en el pelón de bolas de la casa editorial “Nosotros mismos” al figurarse que la gente iría con 3500 bolívares en efectivo para hacerse de un ejemplar y hacer que Clodovaldo lo calzara.

Tanto como después lo hiciera el propio Clodovaldo, Pérez gastó buena parte de su intervención en improvisar acerca del por qué gusta llevar sus discursos por escrito. Al efectivamente leerlo, a zancadas recorrió sus memorias relacionadas con el prodigioso Clodovaldo, cuya familia estaba en primera fila aupando al debutante en la arena propiamente literaria: la esposa Amarelis Vásquez, “La negra”, quien también tiene la desviación periodística, y los cachorros Pedro y Carlos. El primero se encargó del diseño de portada de Reinventario y el segundo quedó emplazado a encargarse del arte del siguiente libro, lo que revela que el periodista-escritor-poeta prepara un segundo parto. Quizá éste sea la noticia, en resumidas.
Antes Milagros Pérez había comunicado que el ministro Ernesto Villegas iba en camino al acto y, tanto en su improvisación como en su lectura, centró lo que sería el eje del relato ceñido en este encuentro sobre la personalidad del escritor: su exacerbada timidez, su inconmensurable talento con las letras y su proverbial humildad. (Ernesto efectivamente apareció al rato).
Milagros cedió la palabra a la jovencísima editora María Aguilar, quien anecdotizó sobre cómo llegó el libro a sus manos. Me acomodé  hacia el locato que estaba a mi lado y le comenté: “Como que tenemos ahí a una nueva Carmen Barcells, eh”.
Vino la intervención del prologuista Iván Padilla Bravo, quien remachó el talante tímido del autor y su vocación a la sencillez. Leyó parte de su propia introducción y dejó servida la atención para las palabras del autor de Reinventario, que por la ojeada que le hice y los comentarios y lecturas sueltas de Padilla, desgrana en este libro su vena poética y su pasión por el relato, en esta ocasión micro relatos.  
Antes de que Hernández se apropiara de su propio acto, un sobresalto prendió las alarmas: un espontáneo, personaje ya clásico de la venezolanidad, alzó vehemente su mano hacia Milagros solicitado la palabra. Me volví hacia el espécimen y entre dientes le pregunté: ¿Usted ha visto al personal de seguridad?
El espontáneo había sido abducido por los comentarios previos que destacaban la humildad de Clodovaldo y quiso refrendarlo con una anécdota potente. Resultó ser Fidel Eduardo Orozco, jefe de redacción de YVKE Mundial, quien contó que había recibido la invitación al bautizo y que se atrevió a colar una reseña en el noticiero de la emisora. Antes de hacerlo se lo comentó a Hernández, no parece que con fines de pedirle autorización sino de informarle, y por respuesta obtuvo este comentario: ¡Así estarán ustedes chapoteando entre caliches! Como lo estoy parafraseando, valga decir que en el mundillo periodístico se refieren al caliche como la inmundicia informativa (en realidad, a una noticia sin fuerza, ociosa y totalmente prescindible).
Entonces comenzó Clodovaldo diciendo que iba a leer su discurso, por lo dicho: su timidez hasta los huesos (aunque sus lectores seguramente tendrán otra perspectiva de su personalidad dada la locuacidad que se obtiene de sus entrevistas, análisis, relatos y artículos).

El origen de leer lo hablado, amén de la timidez, tiene una causa traumática: le tocó debutar hace añales en la presentación de un libro en el que no solamente estarían Luis Britto García y Los Robertos, sino el mismísimo Chávez. Antes de pegar el carrerón, pues jugó al suicidio al quedarle la intervención de cierre.   
Hizo una sentida declaración a sus dos madres (Carmen y Rita), lo propio que su hermano mayor Carlos. Pareció quebrársele la voz. Habría que confirmarlo.
Contó que estudió periodismo por pena familiar, porque su primera inclinación fue por Letras, pero semejante decisión causaría frustración a los esfuerzos parentales por enrumbarlo. Letras era lo incomprendido. Periodismo era un poco más tolerado.
Dijo que se conectó bien hacia el periodismo con la revista Sport Gráfico y que este sentimiento cobró fuerza el 11 de septiembre de 1973, cuando si bien no entendía el acontecimiento, el derrocamiento y asesinato del presidente mártir lo significaron mucho.
Su primera incursión en estas aguas fue con La Lanzas Coloradas, de Uslar Pietri, cuyo arranque lo noqueó pero le insufló la idea de que podía escribir algo semejante, sentimiento refrendado a la potencia con Cien años de soledad, con la cual sintió afinidad absoluta no nada más por la maravillosa magia de García Márquez sino por Macondo, que le resultó bastante parecido a su natal Antímano.
Ofreció momentos para el recreo (naturalmente) al acicalar ciertas invenciones periodísticas tenidas por vicios pero que son en realidad obras del arte (la expresión “tensa calma”, por ejemplo, cuya omisión hacía fastidiosos algunos relatos periodísticos en las épocas precedentes). Equiparó a los bares de las esquinas de los periódicos con hospitales de campaña, por la recurrencia y tipos de heridas que allí se trataban. No lo dijo, pero quizá se refirió a hospitales en el sentido más amplio, porque en esos lugares se daban tratamientos psicológicos. Y psiquiátricos.
Y así transcurrió el bautizo, que naturalmente fue regado de rosas y las  felicitaciones a raudales. No así con la característica firma de ejemplares de la fanaticada.
Fotos y abrazos de un acto de una hora en el que familiares y amigos se juntaron para festejar el nacimiento de una literatura que tuvo como testigo excepcional y discreto al incomparable poeta Gustavo Pereira, autor del sublime prólogo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

domingo, julio 13, 2014

Los teutones se camuflaron de caribes


Por: Oscar González Grande



Pese a haber humillado a Brasil y masacrarla con una goleada histórica en semifinales de las Copa del Mundo, el pueblo brasileño se volcó en favor de Alemania.

Si bien es notoria la rivalidad entre Argentina y Brasil, los alemanes supieron hacer su trabajo para ganarse el apoyo de los fanáticos verdes y amarillos. El desenvolvimiento de los teutones hacia Brasil, desde un principio, fue bastante bueno. 

Es cierto que los europeos tienen fama de ser reservados y fríos, pero en esta ocasión rompieron el hielo en este Mundial. Su punto de concentración, un bunker ubicado en una isla que pertenece al estado nordestino de Salvador de Bahía, fue un lugar apartado en el que disfrutaron de las playas, interactuaron con los hinchas y, sobre todo, con los niños de Bahía.

Asimismo, a los pocos días de arribar a Brasil, el combinado teutón se ganó varios puntos luego de que el delantero Lukas Podolski dio a conocer que le encantaba la nación anfitriona. Una conducta que mantuvo cuando se hizo pública la lesión de Neymar, ya que manifestó que era un honor enfrentar a los pentacampeones y que hubiese querido que el astro brasileño jugara ese partido.

Pero, tras la paliza que le dieron a La Canarinha, Podolski escribió en portugués un mensaje en las redes sociales del que se desprende el siguiente fragmento: “Respeten a la Amarelinha con su historia y tradición, el mundo del fútbol debe mucho al fútbol brasileño, que es y siempre será un país de fútbol”. Un gestó que lo catapultó de forma positiva en la nación amazónica.

No en vano, el principal diario deportivo brasileño “Lance”, al concretarse la final Alemania-Argentina, dedicó su primera página a Podolski junto a un niño indígena de la tribu bahiana y tituló: “Alemanes desde chiquitos”.

Y, como si ya no fuera poco, los alemanes con la mente fija en diputar la final en el mítico Maracaná, el mayor estadio de Río de Janeiro y casa del club Flamengo, le hicieron un guiño a ese equipo. Puesto que varios jugadores europeos subieron fotos  en las redes sociales vistiendo la camiseta del Flamengo, un uniforme que con su rojo y negro coincide con los colores de la segunda indumentaria germana.

Una estrategia que les rindió fruto, ya que este domingo la inmensa mayoría de los cariocas que estaban en el Maracaná y en las calles más concurridas de Río de Janeiro, Copacabana e Ipanema, lucían con mucho orgullo la franela del Flamengo con pintas de Alemania en los cachetes o con la bandera alemana a sus espaldas.

En medio de ese escenario y tras las humillantes presentaciones de La Canarinha en semifinales y en el choque por el tercer lugar, la moral de los brasileños estaba por el suelo. Si a eso se le hubiese aunado una victoria Argentina, la Copa del Mundo en lo deportivo y emocional hubiese sido un desastre.

No obstante, nada de eso ocurrió. Pese a que la final la jugaron alemanes y argentinos en el engramado del Maracaná, Alemania no tuvo oposición alguna en las gradas y en la calle, mientras que La Albiceleste y sus seguidores no sólo peleaban el campeonato contra los teutones sino contra los brasileños. 

Un ambiente que ya se veía venir no sólo por la histórica rivalidad suramericana, ya que los medios de comunicación de ambos países también echaron leña al fuego y en las calles de Brasil los rioplatenses no paraban de cantar un tema que no le agradó a los locales. 

La canción, no podía ser otra que el hit del Mundial: ““Brasil, decime qué se siente / tener en casa a tu papá / Te juro, que aunque pasen los años / nunca nos vamos a olvidar / Que el Diego te gambeteó / que Cani te vacunó / que estás llorando desde Italia hasta hoy / A Messi lo vas a ver / la Copa nos va a traer / Maradona es más grande que Pelé”.

En las calles de Copacabana los argentinos repetían la misma canción hasta la saciedad, alentaban a Messi y contaban los números del uno al siete para recordarle a los verde y amarillo la tunda que le dieron los alemanes. Pero los brasileños reaccionaron y disfrutaron de un cadáver exquisito con el tetracampeonato germánico.

En cambio, los alemanes estaban tranquilos y en ningún momento se despeinaron. El único instante de exaltación fue cuando Götze liquidó a los albicelestes. Del resto, ni se sentían. Lo contrario se dio con una cantidad ingente de brasileños que se disfrazaron de alemanes para adversar a los argentinos y su respuesta al cántico del rezaba que Pelé había anotado mil goles y Maradona era un cocainómano.

Un cántico que excede lo deportivo y pone en entredicho a la sociedad brasileña y al propio Pelé, pues demuestra una carga bastante fuerte de doble moral, ya que mientras acusan a Maradona de cocainómano por las cosas que hizo en su vida personal, un hijo de Pelé acaba de ser sentenciado a 30 años de prisión por narcotraficante.

Así que la fricción entre argentinos y brasileños se tornó en niveles que excedían las bromas típicas del fútbol y se transformaban en intercambios más ofensivos. No obstante, tras el pitazo final y la coronación alemana, en la afamada Copacabana se produjeron varias estampidas y algunas peleas. 

Dichas golpizas no fueron entre alemanes y argentinos, fueron entre brasileños y argentinos. La razón es que con la derrota los albicelestes, alicaídos y con lágrimas en sus ojos mientras abandonaban Copacabana, eran provocados por los brasileños, quienes exaltan a Pelé, se mantenían señalado a Maradona como cocainómano y respondieron al hit albiceleste con: “Y ahora qué se siente ser subcampeón”.

Pero el problema es que las palabras no iban en son de broma, eran gritos pesados y pasados de tono. Una situación que aunada al consumo de alcohol, la fuerte presencia de argentinos en Brasil y la sensibilidad de los subcampeones,  sirvió de caldo de cultivo para que se presentaran esos problemas.

Menos mal que la chispa no se convirtió en candelero y todo quedó en escaramuzas, pues no era lo justo para un Mundial que resultó ser un éxito en la calle y en lo deportivo. Una Copa del Mundo con sorpresas y que terminó de romper un mito en su último juego. Se derrumbó aquello de que selecciones europeas no ganan en América, ya que Alemania ser convirtió en la primera en salir campeona por estas tierras.

jueves, mayo 29, 2014

La estafa a la Nación de las aerolíneas.

UNA EXPLICACIÓN NECESARIA
Caso de las líneas aéreas

Julio Arconada
Con estupor leemos como líneas aéreas pretenden cobrarle más de 4.000 millones de euros a Venezuela, por una supuesta deuda. Al principio pensé q’ era por dólares de boletos, pero las cuentas no cuadraban, porque si un pasaje a Europa cuesta unos $1.500 en clase turista y uno a EU unos mil dólares, tendríamos que tal deuda corresponderían a unos dos millones de pasajes (incluyendo las clases de primera y de oficina), lo cual es imposible… Pero no, el cobro es por reexportación de ganancias. Es decir, esas líneas tuvieron más de €4.000 millones en ganancia neta, una vez pagado el impuesto, lo que quiere decir que la ganancia bruta debe haber estado entre 6.000 y 7.000 millones. Para tal ganancia debieron vender entre 20 y 30 millones de pasajes, lo cual es absolutamente imposible… La explicación  es que hayan vendido esos pasajes con un sobreprecio brutal, es decir, con usura, lo cual es ilegal. O peor aún, que esas supuestas ganancias provengan de la manipulación especulativa del valor de nuestra moneda, lo cual es completamente ilegal, porque el objeto establecido en los estatutos de esas empresas no se contemplan actividades en el aérea financiera… Para tener una idea del fraude que pretenden cometer contra la nación, bástese conocer que, según sus informes financieros, la línea aérea Lufthansa tuvo ganancias de unos 400 millo nes de dólares en todo el mundo transportando a 104 millones de pasajeros en más de un millón de vuelos; en tanto que Alitalia ganó unos 200 millones de dólares en los primeros 9 meses del año 2013; y Air France perdió más de 2.300 millones de dólares en el año 2013… Lo que pretenden cobrarle a Venezuela cuadriplica, por lo menos, la suma de las ganancias de todas "esas empresas acreedoras" a nivel mundial.

Queda claro, tres cosas: 1) Las transnacionales (porq’ ese saqueo no se limita a las líneas aéreas) ven a nuestros países como meros cotos de caza. 2) Es necesario que el Estado le explique al país esta situación desnudando esas pretensiones neo-imperiales.  3) Es urgente q´ las instancias regionales q’ están en proceso de formación o reformulación, como Unasur, Mercosur, Alba, etc. creen mecanismos e instancias para impedir esos intentos de saqueo en contra de nuestros países. Deberían aprovecharse las conversaciones actuales entre Mercosur y la unión Europea para dejar bien clarito las reglas del juego.

viernes, febrero 07, 2014

Figuración de una idea para el ministro Villegas

Tal el anhelo del comandante Chávez, el centro de Caracas brilla e ilumina. Es una sensación placentera andar por los caminos de la Plaza Bolívar. Se empina uno y alza su mirada y se complace de aquel río de gente que se desplaza entusiasta por los cuatro codos, recuperando su identidad citadina. Y eso que muchos no saben de la maqueta de lo que será la plaza de la revolución, en La Hoyada. Caracas entonces será foco turístico mundial (por todo).

Pero el romance es torpedeado cada mediodía, cuando la avalancha de servidores públicos de los muchos Ministerios ubicados en el centro baja a almorzar. Una carrera de obstáculos por las reducidas oportunidades y por lo costoso de estas oportunidades: 150 bolívares un plato de comida, el más barato, porque las llamadas ferias (escasas) cometen el crimen de pesarte la cantidad que escojas. Sin hablar de la calidad nutritiva. El precio (en promedio un almuerzo diario se lleva por los cachos un salario básico mensual). Esta severa dificultad hace que los perrocalenteros sean rodeados por una muchedumbre: he llegado a contar a 40 comensales que rodean al carrito que se ubica hacia la esquina Dr. Paúl. Un atentado al sistema de salud.

Por tanto, en la recuperación que se ha venido haciendo del centro de Caracas, ¿dónde está el socialismo?, para utilizar la misma agonía del comandante Chávez. Descuido. No tiene mucho ganancia construir un urbanismo (digamos Ciudad Caribia) si ahí no está la escuela y el centro de salud, incluso la fábrica. ¿O no era eso por lo que el comandante Chávez formaba cada peo?

Ahora que Ernesto Villegas está encargado de la transformación de la gran Caracas, por esta ruta le asomamos esta idea: cuadre con los amigos del centro de buhoneros que está al lado de la plaza El Venezolano (unos 4 mil metros cuadrados, a ojo llanero) para que en ese terreno se construya una feria revolucionaria de comida, tanto en precio (ganancia al 30% límite) como en calidad nutricional (sin que se entienda que se quiera construir un restorán para vegetarianos).

¿Qué chillarán los que tienen sus tiendas ahí? No. La idea es que sus tarantines sean convertidos en tiendas con paredes y puertas y en un segundo nivel iría la feria. Voy por más: en un tercer nivel cabría un Simoncito y subsiguientes para hijos de los trabajadores de los Ministerios.

Desde luego, esta feria de comida sería para atender preferencialmente a los miles de trabajadores ministeriales, además de personas de tercera edad, etcétera, y hasta los mismos buhoneros de planta baja. Buen vivir.

Figuro que un plato de comida a 50 bolívares ya le arrienda ganancias a su productor de al menos 30%. Cuestión de echar números.

En esos 4 mil metros cabría Venezuela entera: se procura que en los locales se ofrezca representación gastronómica de todas regiones del país.

Y de paso, en esos 4 mil metros cuadrados entrarían las mejores rumbas nocturnas y de fines de semana, ahora que el alcalde Jorge Rodríguez anda suplicándoles a los comerciantes que conviertan sus tiendas en restoranes. Tendríamos unas atractivas noches nocturnas, más allá de los viernes culturosos una vez al mes. En 4 mil metros cuadros cabe cualquier concierto cabilla o romanticón. Mato grosso.

jueves, diciembre 12, 2013

Tiburones en el porvenir

Impecables eran la pronunciación y la potencia de voz de Delio Amado León, pero no era especialmente emotivo, a la sazón de la reguera de narradores que abundan hoy en día  (que son gritones pero no se les entiende ni saben orientar a quienes escuchan por radio, porque la pelota no se sabe si va a picar y ya ellos le están asignando el inatrapable a un producto comercial). Lejos de la sabrosa histeria de Pepe Delgado Rivero, digamos. Pero fue la voz de Delio Amado la que se quedó en el recuerdo con cada jonrón que en aquel diciembre remoto conectó el inolvidable Baudilio Díaz. Se va se va se va se va….ooooooooonróoooonnnnn de Baudilio Díaz.

Eran los maltrechos años de los Leones, cuyos dueños tenían fama de pichirres estelares (nadie los kechaba). Se cansaron de ser eliminados. Paradójicamente fue la época en que más fanaticada sumaron, básicamente por la presencia de Bob Díaz y la yunta sideral que conformó con Antonio Armas… con un bate de beisbol del extranjero, de esos que dicen y que Tony Armas. Al mismo tiempo, los Tiburones mataban la liga con la recordada guerrilla. Pero eran los Leones quienes se ganaban el cariño mayoritario de los venezolanos, por ese conocido síndrome tan nuestro de apostar nuestros reales a los seguros perdedores. Es que somos lastimeros.

Unos 30 años después el beisbol sigue siendo la pasión nacional, por mucho que en Meridiano TV se empeñen en dedicarle una hora de cada cinco que concentran al fútbol.  Ahora los éxitos relativos son para los Leones (hasta que topa con los bucaneros), pero su fanaticada se ha estancado desde que el camarada Cisneros decidió expropiar al abominable Prieto Párraga.

Y no es que los Tiburones sea el equipo que más ande aumentando su ejército de los bleachers (de hecho siguen siendo un grupito diezmado pero sublimemente fiel), pero está a punto de ocurrir. Seguramente ocurrirá.

Alex Cabrera, alias el Samurai, está a tiro de batir el récord de más jonrones que sigue ostentando Bob Díaz, con 20. Aunque al principio de esta temporada el inefable Cheo Herrera cometió la infamia de ponerlo a ganarse un puesto en la alineación, Cabrera se ganará un lugar preferencial en el recuerdo del país, a punta de batazos dantescos. No hay mejor combustible para adherir fanaticada que contar con semejante slugger. ¡Si hasta Leonardo Hernández arrastró miles de seguidores a la causa felina!

Cuando Cabrera alcance el jonrón 20, cosa que debe ocurrir esta misma semana, y cuando sume el 21 (a más tardar la otra), en el país no se hablará de otra cosa. Y los chamos que hoy andan calzando entre 8 y 15 años se harán tiburoneros para siempre en el recuerdo del Samurai Alex Cabrera. La cosecha será óptima. Serán las nuevas referencias de los escualos, los pagapeos de los próximos 10 y 20 años. La Historia no se pela: ya era hora de cambiar a esa desgastada vanguardia de soldados guairistas que cada año paga su abono y se ufana de la existencia de la samba litoralense, al extremo de asomar que quizá hasta podría ser candidateada como patrimonio muy tangible y ruidoso de la humanidad.


Le quedan unos 60 turnos en 15 juegos al Sumarai, eso es el 25% del campeonato.  Es decir, imposible que no se cubra de gloria. Lamentablemente en el circuito radial del equipo no hay quien merezca el honor de narrar este récord casi imposible de alcanzar.

miércoles, noviembre 06, 2013

Pidiendo cacao

Cacao Venezuela de Gradillas


La tienda Cacao Venezuela, ubicada en la esquina de Gradillas de la Plaza Bolívar de Caracas, aumentó esta semana el precio del vasito de chocolate de 8 a 15 bolívares, es decir, un incremento de casi el 100%. Ahora cuesta lo mismo que el café de barra en cualquier panadería.

Cacao Venezuela es una empresa gubernamental, de allí lo delicado de esta medida salvajemente neoliberal, porque se produce en un contexto en el que contribuye enormemente a meterle combustión a la especulación atroz a la que está siendo sometida la población venezolana.

La pregunta más elemental es esta: Si el gobierno aumenta sus precios en 100%, ¿qué tiene de inmoral que los empresarios privados también lo hagan en la misma proporción?


Amén de este crimen económico y político, en Cacao Venezuela de Gradillas hacen un derroche de energía incomprensible: a pleno mediodía mantienen encendidas todas las lámparas. Eso mientras que el Gobierno Nacional mantiene una campaña llamando al ahorro eléctrico. Son increíbles estas pequeñas pero significativas contradicciones.

jueves, marzo 28, 2013

Limón francés, naranjas chinas


  • Henry Stephen la noche de este miércoles en Globovisión:

    Hubo faltas de información por parte de los que nos invitaron.
  • Todo lo que sea para unir a los atristas es positivo, sin embargo, al final hubo ese exabrupto donde Mesutti se manifiesta, lo cual me parece muy respetable porque es su forma de pensar pero que creo no debe involucrar a nadie.


  • Vine para aclarar mi posición política
  • Yo no soy político, soy artista.
  • En cuanto a la repartición de los 500.000 bolívares, ¿por qué no me los dieron a mí? 

  • Yo soy amigo de Adán Chávez y Argenis Chávez, a mí me han contratado en todas las alcaldías (chavistas). De la oposición nunca me han contratado.
  • El hecho de que el Gobierno sea quien me apoye no quiere decir que deba votar por él. De hecho, fíjate tú, en estos días voy a estar en La Estancia.